Arboretum Lussich, Maldonado, Uruguay

Arboretum Lussich, Maldonado, Uruguay

Habitar en la ciudad nos provoca un alejamiento de la naturaleza. Irremediablemente tendemos a idealizarla y vivirla desde la separación. Solemos experimentarla desde el lugar de un observador distante, construyendo en nuestro imaginario una postal idílica, como cuando miramos un paisaje desde algún punto alto. Lo que vemos se convierte entonces en un objeto lejano, casi inalcanzable, privándonos de tener experiencias inmersivas aunque estemos en ambientes naturales.

Baño de Bosque (o shinrin-yoku en japonés) es una práctica que consiste en dar paseos entre árboles, concentrando la atención en los sentidos: percibir el aroma de las flores y la tierra húmeda, oír el canto de los pájaros, observar cómo la luz cambia el paisaje con el paso del tiempo, sentir el calor del sol y la frescura de la sombra. Descansar, respirar, contemplar. Dejar de pensar para sentir. Es utilizada en Japón y Corea para combatir la depresión: la recetan los médicos en lugar de medicamentos, y hasta está cubierta por los seguros médicos. Varios estudios científicos demuestran que ocurren cambios psíquicos y químicos en las personas que lo practican.

Baño de Bosque es una forma sencilla y profunda de conectar con la naturaleza sumergiéndonos en ella en lugar de mirarla desde la distancia.

El objetivo del proyecto es incitar a los observadores a apreciar los espacios naturales que los rodean y a conocer los beneficios que se obtienen de pasar tiempo inmerso en ellos. La obra busca además presentar de una manera artística al Arboretum Lussich, uno de los bosques más emblemáticos del país con la intención de que más personas se acerquen a conocerlo.